Archive Page

Welcome to your Archive. This is your all post. Edit or delete them, then start writing!

Liderazgos’: Grupo Impulso inaugura microprograma sobre experiencias comunitarias y sindicales 

Liderazgos’: Grupo Impulso inaugura microprograma sobre experiencias comunitarias y sindicales 

Del liderazgo se ha hablado y escrito mucho últimamente, dada su importancia en la historia y estructura de las organizaciones sociales, políticas y empresariales. Citoyens de Radio U. de Chile, inicia un ciclo de conversaciones con diversos actores relacionados con esta temática, y para ello los primeros invitados fueron el Director Ejecutivo de Grupo Impulso, Alejandro Sandoval, y su Coordinador del Área Social, Mario Orellana.

El líder es valorado en diferentes ámbitos sociales y culturales por ser impulsor y generador de un valor agregado en las organización desde dos cosmovisiones. La primera y fácil de advertir es la cualidad y competencia personal y otra es, su función dentro de una institución pública, comunidad o empresa.

“La importancia del liderazgo tiene que ver básicamente con ser una persona que vaya abriendo caminos, que vaya dando espacios a los demás”, desde una perspectiva ética, señaló Sandoval. Los grandes problemas que tenemos en la sociedad actual se ven fraccionados por situaciones donde los líderes han perdido su conexión con la misión y visión colectiva – por ejemplo – en las instituciones, agregó.

En este mismo sentido, para Mario Orellana, quien posee una vasta experiencia en el mundo comunitario, es importante distinguir entre el concepto de líder y el ejercicio del liderazgo, ya que para este último “no se requieren capacidades técnicas”, sino que debe ser capaz de ver necesidades, “que haya detectado un problema, que se sienta como actor de cambio y que además, sienta que hay una comunidad de actores del cambio”, explicó.

En este escenario, una frontera fina es el concepto del ‘poder’, donde Sandoval cree que si el compromiso del líder es consigo mismo esta influencia será derivada hacia las ganancias individualistas, sin embargo, cuando el compromiso es con la gente a la cual está formando, esto permite abrir espacios de crecimiento comunitario. “No basta con ser hoy día una persona con mucho compromiso, sino que además tiene que tener un compromiso que sea aplicado al liderazgo que va a llevar adelante”, comentó.

Mario Orellana, apuesta a que se puede revertir la percepción ciudadana sobre esta crisis de confianza en las instituciones. El ejercicio del poder no es mala si este contribuye al cambio proactivo. En Grupo Impulso, una clave es preguntarle a los representantes comunitarios y sindicales a los cuales forman en sus ‘escuelas de liderazgo’, ¿para qué queremos ese poder?

El trabajo de formación de liderazgos tiene como propósito el mejorar la calidad de vida de las comunidades, para ello es clave “democratizar al máximo las capacidades, las herramientas para que haya al menos una recuperación de la confianza desde las bases”, señaló Orellana.

“Estamos buscando líderes que inspiren estos cambios, que evoquen un compromiso con la causa”, por ello los partidos políticos ya no son tan efectivos como aquellos movimientos sociales que se mueven por causas, confirmó el Coordinador del área Social de Impulso.

Frente al fenómeno de la acelerada irrupción de las comunicaciones a través de redes sociales, la experiencia de Grupo Impulso en los territorios es optimista. “Uno tiene que entender que hoy día la forma de llegar a la gente es distinta (redes sociales), pero también es necesario el contacto físico, real”, dijo Sandoval.

El discurso social se ha ido modificando con las nuevas tecnologías, sin embargo, en los barrios, sindicatos y organizaciones sociales sigue vigente el contacto intrapersonal y las asambleas. “Hay un mundo distinto en las redes sociales y me atrevería a decir un poco más elitista de la realidad”, expresó Orellana.

Finalmente, Alejandro Sandoval señaló que es relevante el trabajo con los territorios, “estamos rompiendo el individualismo”, con el fin de colectivizar la experiencia a través de la formación de ‘escuelas de líderes sociales’, con empresas, instituciones y organizaciones comunitarias, señaló Alejandro Sandoval.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 1 de marzo.


Hurtado (USACH) y Orellana (GImpulso) proponen nuevos escenarios de Liderazgo Social

Hurtado (USACH) y Orellana (GImpulso) proponen nuevos escenarios de Liderazgo Social

Ellas y ellos no se detienen ante nada y aportan a solucionar los problemas que el Estado y las empresas no lograron antes. Audaces y certeros en sus convicciones se atreven a luchar contra todo pronóstico cultural y además, dan luces de esperanza en sus comunidades. Son líderes sociales atípicos, lejos del coaching empresarial.

Citoyens 102.5 FM dialogó con Andrea Hurtado, Socióloga, académica y Coordinadora de Equidad y Género de la Universidad de Santiago, USACH, y Mario Orellana, Director del Diplomado de Dirigentes, y Coordinador Académico del Área Social (Grupo Impulso), sobre el escenario del Líder Social.

Porque no solo tienen la habilidad de conciliar ideas colectivas, sino que las ponen en acción en el lugar de los hechos, y no solo sueñan con una sociedad con equidad y dignidad, sino que dedican días enteros a ello. Ellas y ellos son los nuevos líderes sociales en Chile.

“El liderazgo social tiene un génesis de necesidad de liderar un proceso, a partir de una necesidad de un derecho no consagrado”, que se muestra en el problema de la vivienda social, la educación pública, el feminismo, el medioambiente, entre otras temáticas, señaló el Director de la Escuela de Líderes Sociales.

Lo anterior nace desde lo instintivo, porque “no hay nada que ate más fuerte – de corazón a corazón – que un problema común”, explicó Orellana. Un ejemplo palpable ocurrió en Renca años atrás con el tema de la vivienda social, proceso que fue liderado por Cecilia Castro y Ana Lamiña, y al cual se sumó, Mario Orellana.

En el caso de estas mujeres, ellas no apostaron nunca a ser líderes, había una necesidad de casa propia, y fue esta complejidad las que las motivó a la acción. Por ello, sus competencias – en este caso – nacieron desde un problema común, colectivo y popular. Lo otro, es un encasillamiento academicista donde se clasifican a ciertos líderes por su estilo de guiar procesos y personas, argumentó Orellana.

Por otro lado, Andrea Hurtado agregó que, “cuando uno ve que en los grandes procesos sociales – en su génesis – han estado las mujeres, solamente que no han tenido el lugar de protagonismo o han sido relegadas en las organizaciones”, no significa que no hayan sido esenciales en la historia de la humanidad.

En este sentido, la socióloga explicó que “cuando surge la necesidad vital”,generalmente son las mujeres las que encabezan estos destinos desde el hambre, la vivienda, el cobijo, el derecho a la vida, el reconocimiento y la migración. Porque, surgen como un impulso genuino de reunirse en torno a una necesidad comunitaria.

Históricamente, los primeros movimientos feministas se generaron desde las mujeres burguesas, y fueron relegadas por mucho tiempo desde los partidos de izquierda, entre otros sectores políticos, dijo la académica de la USACH. En la actualidad, el escenario ha cambiado mucho desde la emergencia de la lucha de las líderes negras en Estados Unidos, y en el caso de América Latina, de las campesinas, obreras y universitarias.

En el escenario popular contemporáneo, cerca del 80% son nuevas líderes sociales vinculadas a juntas de vecinos y otras organizaciones sociales, a diferencia de las luchas institucionales que han estado por siempre en manos de la élite política y económica, donde “aún son machistas y patriarcales”,acotó Orellana.

El trabajo con las comunidades y la formación de nuevos líderes sociales es una tarea ardua y constante donde los medios de comunicación no se han ocupado de valorarlos, “porque son un peligro público para el poder”, relató el dirigente social de Alternativa Renca.

Asimismo, en estos líderes sociales “hay un tesoro humano incomprendido”, sin derecho ni oportunidades a capacitarse o estudiar, como es el caso de aquellos ejecutivos con los cuales alternan cotidianamente, tales como, Didecos, gerentes, académicos o personeros de gobierno, expresó el Coordinador Académico de Grupo Impulso.

La experiencia recogida en la ‘Escuela de Líderes Sociales’ arroja como diagnóstico final que “ellos (y ellas) tienen una necesidad de saber, de conocer, porque en el conocimiento está el poder”. Esto motivó a la universidad de Santiago a sumarse a este proyecto de educación social, relató Andrea Hurtado.

Volver a escuchar la entrevista: viernes 25 de enero.
Gentileza: citoyens